Eliud Torres (*)

Informaciones y opiniones infantiles en la costa de Chiapas sobre el actual proceso electoral presidencial. Breve propuesta metodológica.

El próximo 1 de julio se elegirán en México 18,299 cargos públicos, de los cuales más de 17 mil son locales. Además de diputaciones, senadurías, gubernaturas, Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, congresos locales, ayuntamientos, juntas municipales y alcaldías se elegirá Presidente de la República. Hay casi 90 millones de mexicanos y mexicanas inscritos en el Padrón Electoral; participarán cerca de 40 mil funcionarios electorales, más de un millón de personas como funcionarios de casilla responsables de recibir, contar y registrar los votos de sus vecinos en las aproximadamente 156 mil casillas que planea instalar el Instituto Nacional Electoral (INE) el primero de julio[1]. Es la elección más grande en la historia de México.

En el marco de este proceso, el INE aprobó la realización de la Consulta Infantil y Juvenil 2018 del 15 al 25 de noviembre próximos para escuchar y recoger la opinión de niñas, niños y adolescentes la cual, a decir del mismo INE a través de la Dirección Ejecutiva de Capacitación Electoral y Educación Cívica, es parte de los ejercicios destinados a promover la participación de niñas, niños y adolescentes, buscando constituir una experiencia que favorezca el reconocimiento y ejercicio de los derechos humanos, además de aportar a la formación ciudadana de estos grupos de población a través del conocimiento y uso de mecanismos para su participación[2]. Pero ésta es otra historia que habrá que contar por ahí de diciembre.

Por ahora, en México la atención y expectación están concentradas en las elecciones del primero de julio y, especialmente, en la Presidencia de la República. Hay un flujo enorme de informaciones, opiniones y pronósticos circulando por todos los medios en la sociedad mexicana y, como siempre, nos detenemos un instante desde la participación política infantil hacia la cotidianidad para preguntar-nos: ¿los niños y niñas tienen información clara y verídica sobre el proceso?, ¿cómo perciben a los partidos políticos y sus candidatos?, ¿con quién dialogan, problematizan y cuestionan lo que está sucediendo?, ¿cómo vivencian el ambiente de competición electoral?, ¿les interesa informarse y opinar al respecto?…

La presente experiencia y metodología propuesta están en el marco de mis trabajos de investigación doctoral en curso en el Posgrado de Desarrollo Rural de la UAM Xochimilco en México, titulada “La participación política de niños y niñas rurales en los proyectos de una organización campesina en la Costa de Chiapas”. La compartición con niños y niñas es parte del trabajo de campo realizado desde 2015 y la metodología fue desarrollada con tres grupos infantiles escolares de nivel primaria en la costa de Chiapas, cuyo total suman 50 niños y niñas aproximadamente. Las actividades se realizaron durante el mes de mayo del 2018, en los salones de clases y en ocasiones sin la presencia de sus profesores ni algún otro adulto además de quien esto escribe.

La estructura del presente texto es de tres ámbitos entrelazados y alternados: el primero describe cada uno de los siete momentos metodológicos en los cuales se divide la actividad que, valga desde ahora decir, fue pensada para charlar sobre las candidaturas presidenciales mexicanas de 2018 pero que puede ser ajustada para abordar cualquier proceso electoral con miras al diálogo y la reflexión con niños y niñas; el segundo aspecto es una breve narración de lo sucedido durante el desarrollo de la actividad con niñas y niños rurales costeros chiapanecos; finalmente se ofrecen los datos recopilados de las informaciones y opiniones infantiles. El análisis de todo lo anterior se deja para otra ocasión, pues el presente escrito es un llamado a la acción, a dialogar con niños y niñas sobre lo que sucede en un proceso electoral adulto en el cual generalmente son testigos silenciosos.

Así, dichos tres ámbitos son distinguidos en el texto por números y viñetas: se enumeran los pasos metodológicos, se palomea la caracterización durante la implementación y se puntean los datos arrojados por cada grupo, divididos con un guion transversal.

  1. A manera de introducción se les pregunta si saben qué pasará el próximo 1 de julio en todo México. Una vez identificado el proceso electoral se hace un brevísimo encuadre sobre democracia y Estado explicando que las votaciones son solo una de tantas maneras en que las personas pueden participar en la toma de decisiones que ayuden a mejorar las condiciones de vida de todas y todos los mexicanos con justicia y dignidad.
  • Al escuchar y repasar las opciones que han dado, tales como una fiesta, junta, marcha, baile, visita de una plebe[3], examen, entre otras, se enfatizó que no se puede predecir la fecha de un terremoto ni tsunami, en evidente alusión a la experiencia vivida la noche del siete de septiembre del 2017 (#7s) del terremoto de 8.2 grados y posterior alerta de tsunami.
  • Se comenta que es un tema que está ocupando mucho tiempo en los medios de comunicación y en las conversaciones de adultos. Que es una actividad que sucederá en casi todos los rincones de México, salvo en las comunidades y pueblos organizados que han decidido gobernarse en autonomía de los partidos políticos.
  1. Identificando a los gobernantes en turno de los tres principales niveles (presidente del país, gobernador del estado, presidente municipal), se les pregunta sobre quiénes son actualmente los candidatos para Presidente de México y cuáles sus respectivos partidos políticos. Cuando sea posible realizar varias sesiones o actividades sobre el tema, es factible hacer lo mismo con candidatos a gobernador del estado y a presidentes municipales.
  • Mientras se ponen de acuerdo para dar los nombres completos y correctos, niños y niñas comentan que los candidatos prometen y cuando ganan no cumplen; que son corruptos y mentirosos. A veces les cuesta trabajo decir el nombre del Presidente de la República y del municipio, más veces el del gobernador estatal.

– En general, conocen a los gobernantes de México, Chiapas y Pijijiapan, Enrique Peña Nieto, El Güero Velasco y Aristeo Trinidad, respectivamente.

  1. Con cada candidato identificado y anotado en el pizarrón, se va haciendo la lista de lo que niños y niñas saben de ellos. Se pone en cuestionamiento ciertas ideas e informaciones dudosas así como francas mentiras difundidas por redes sociales, alertando sobre que no todo lo que ven o escuchan es verdad y la importancia de dudar y verificar antes que creer y difundir. Con más tiempo disponible, se pueden usar periódicos para hacer un collage de cada candidato.
  • Se emocionan, contradicen y complementan informaciones, historias y vivencias. A ratos se levantan de sus pupitres, manotean y gritan para ser escuchados; en otros momentos se turnan la palabra, se escuchan y dialogan. Se dan credibilidad o desmienten entre ellos, buscan comprender complementando la información que cada quien tiene. Es muy importante la honestidad, por lo que deben sentir que el adulto la transmite pues de lo contrario desconfían, convirtiendo la percepción de ese candidato como la del político que nadie dice ser y todos combatir: corrupto y mentiroso.

– Andrés Manuel López Obrador: Está viejito, vino a Pijijiapan, camina por la carretera, va a quitar el sueldo a expresidentes. / No va a fallar, no rompe un vidrio, sacará de la cárcel a delincuentes. / Viejito, pobre, mandó matar al niñito del Movimiento Naranja; es malo y no quiere que haya justicia; matón y roba dinero, llegó a Pijijiapan, usa maquillaje para verse joven, quiere cambiar a México, no ayuda a la gente.

– Ricardo Anaya: Pelón, genio en tecnología, va a meter a la cárcel a delincuentes, mejorará la economía, quiere construir otro México, es del Movimiento Naranja. / Ayuda a la gente, sacará adelante a los mayores de 18 años, hará que las mujeres ganen más paga, pondrá luz en las casas. / Del movimiento naranja, pelón y de lentes, usa traje negro, dice que va a reparar escuelas, ayuda a niños enfermos y viejitos, es tramposo y mentiroso, se roba el dinero para sus hijos.

– José Antonio Meade: El jiote, quitará inseguridad y pobreza, no se sabe nada, está demandado, acusó de secuestro a una señora. / Apoyará a la gente, pondrá a maestros que saben más, ayudará a los pobres. / Pinto, tramposo y ratero, que deja votar a niños, roba la mujer de otro, manda matar gente, roba dinero y tienen caja fuerte.

– El Bronco: Ronco-panzón, canta una canción. / Que va a mochar manos, ayudará a la gente. / Quitará mano, quiere cambiar a México, le compra celular a su hijo, es ratero.

– Algunos mencionaron a Margarita Zavala como la mujer que renunció a continuar con su candidatura y hasta se le notaba en la cara como que triste. En un par de participaciones, se hicieron vagas alusiones sobre la precandidatura de Marichuy, la vocera del Concejo Indígena de Gobierno y del Congreso Nacional Indígena, quien no logró las firmas necesarias para ser candidata. “Que ya quedó puro hombre candidato pue!”.

  1. A continuación se hace la lista de las fuentes a través de las cuáles niños y niñas se informan, incluyendo personas. Si es posible, sería importante identificar con quiénes platican sobre qué temas, lo cual podrá servir para intencionar diálogos intergeneracionales posteriores.
  • En concordancia con lo sucedido cuando el terremoto y alerta de tsunami #7s, la mayoría de niños y niñas comentan que no han hablado del tema con sus maestros ni con sus papás. Mencionaron facebook, youtube, whatssapp y twitter, por lo que se ahondó un poco sobre las diferencias entre aplicaciones de redes sociales para celular o tablet, instrumentos y medios de información.

– Periódico, tele, radio, chisme, celular, tablet. / Tele, radio, periódico, celular, tablet, junta, revista o libro, cartas y carteles. / Tele, periódico, radio, celular, compu, tablet, bocina en Pijijiapan, papás, maestros.

  1. Llegado a este punto se hace un recuento de los aspectos anteriormente desarrollados para preguntar sobre cómo hacen los candidatos para que la gente vote por ellos. Es importante conocer algunas experiencias de los propios niños para describir la situación e identificarla como posible ejemplo.
  • Algunos niños cuentan que fueron con sus papás al evento de la apertura de campaña en Pijijiapan y que, además de llevarlos en la camioneta les dieron comida, agua y hubo regalos como ventiladores, “pues para que votemos por ellos”.

– Con dinero, despensa, construyen carretera o casas, dan gasolina, rifan tinas, dan comida, refresco, regalos, playeras. / Despensas, dinero, propuestas y apoyos. / Paga, mercancía, casa, comerciales, proyectos, promesas.

  1. Se les anuncia el ejercicio de la votación, lo cual generalmente causa expectación, por lo que habrá que esperar un par de minutos para que se sienten en sus pupitres y preguntarles ¿quiénes son las personas que podrán votar? y ¿por qué los niños y las niñas no. Se les explica en qué consisten las consultas infantiles y juveniles y que en nada influyen en las votaciones y decisiones políticas adultas.
  • Mediante diversas inducciones sobre aspectos relacionados entre sí en torno a las votaciones, tales como la mayoría de edad a los 18 años, tramitar la credencial de elector, que el nombre de quien lleva eso es INE y ya no IFE, la declinación de Margarita Zavala, la simulación de las consultas infantiles y de ser niño diputado por un día, el grupo ha reflexionado sobre por qué ellos aún no pueden votar en las elecciones presidenciales en un país, “¡pues porque dicen que no sabemos!” Es decir, por qué los niños y las niñas no pueden votar en el sistema electoral machista adultocéntrico.

Pausadamente, para garantizar que todos y todas vayan siguiendo el procedimiento, se les da instrucciones:

1º En un papelito anotan por quién votarían, recordando que el voto es libre y secreto.

2º Lo depositan en la urna improvisada por el adulto que facilita, quien al recabar todos los votos les dice que ya se va, que contará él los votos y que luego les informa. Si los niños y niñas dicen que sí está bien, se les hacen preguntas suspicaces sobre si las condiciones del conteo en solitario podría ser propicio para hacer trampa y favorecer a algún candidato.

3º Una vez que niños y niñas se sienten convencidos de que es importante vigilar el conteo, se sacan los papelitos para contarlos frente a todos. Mientras se van contando en voz alta por el grupo, el adulto facilitador hace varias trampas evidentes: desde partir un papelito por la mitad para contarlo por dos votos hasta contar dos veces el mismo papelito, pasando por hacer valer un papelito por cinco votos y terminando con la comparación entre el total de votos-papelitos con el total de niños y niñas ahí presentes, cifras que deberían ser iguales. Se comenta que estos tipos de trampas y otras más tecnológicas generalmente suceden en las elecciones.

  • Se emocionan y brincotean en su lugar, algunos suspiran profundo y se frotan las manos, escudriñan en su mochila, rompen una hoja de su cuaderno o buscan cualquier papelito hasta en la basura. Alguno grita por quién será su voto, alguien más le señala que eso es secreto, aquél responde que no importa que los demás sepan a quien le va, ambos guardan silencio para agachar la cabeza en su respectivo pupitre y clavar la mirada en su papelito al tiempo que escriben. El doblado de los papelitos-votos también es ejemplificador: algunos muy pequeñitos, otros apenas doblados, unos más arrugados con el puño y la mayoría doblados cuidadosamente varias veces hasta asegurarse que no podrán ser abiertos fácilmente.

– Obrador 1, Anaya 7, Meade 2, Bronco 0, Nulos 3. / Obrador 2, Anaya 9, Meade 5, Bronco 0, Nulos 1. / Obrador 13, Anaya 4, Meade 0, Bronco 0, Nulos 3.

  1. Una vez obtenidos los resultados de las votaciones con los papelitos, se hace la reflexión final sobre la importancia de estar atento a lo que sucederá el domingo 1 de julio, buscar información verídica y platicar con adultos sobre la jornada electoral e implicaciones. Se pacta una visita posterior al 1 de julio para compartir la experiencia y comentar lo sucedido. Aplausos, gritos y abrazos agradecidos por lo compartido esta vez.

Dos comentarios a manera de cierre del presente texto. Metodológicamente es importante señalar que es necesario ser versátiles y empáticos para abordar estos temas con población infantil desde sus propios intereses, evitando “imposiciones amigables” adultas que, al paso de los años y desde una mirada prospectiva para cuando esos niños y niñas alcancen la ciudadanía legal (y ciertamente mucho antes) generan el desinterés absoluto hacia los problemas sociales y cuestiones políticas. Así, se sugiere hacer la actividad en no más de 50-60 minutos, al ritmo de la atención, interés y dudas de los niños y las niñas.

Finalmente, en torno a la presente experiencia mexicana y al faltar cerca de 20 días para que se realicen las elecciones presidenciales, las y los adultos aún tenemos oportunidad de acercarnos a la mirada infantil sobre este tipo de sucesos importantes en la vida pública como formadores de ciudadanías, sociedad adulta donde niños y niñas no deberían jugar a ser escuchados y tomados en cuenta. Antes de caer en la tentación de pretender influir en las preferencias políticas electoreras, hacer análisis profundos y pronósticos políticos expertos o especular sobre los resultados y sus consecuencias podríamos sentarnos a charlar con los niños y niñas para cuestionar obviedades de los quehaceres políticos gubernamentales y partidistas, en búsqueda de sentidos comunes que trasciendan los periodos electorales. Y claro, para reír con los memes políticos.

 

(*) Eliud Torres Velázquez. Educador popular, psicólogo por la UNAM. Maestro en Psicología Social y doctorante por la UAM Xochimilco. Colaborador con la Organización Popular Francisco Villa de Izquierda Independiente, OPFVII en Ciudad de México y con el Consejo Autónomo Regional Zona Costa de Chiapas, CARZCCH. eliud.torresv@gmail.com

 

[1] Numeralia, Proceso Electoral 2017-2018, No 18, 1 de mayo del 2018: http://centralelectoral.ine.mx/wp-content/uploads/2018/05/DESCARGA-AQU%C3%8D-LA-NUMERALIA.pdf

[2] Plan Operativo Consulta Infantil y Juvenil 2018, Mayo 2018: https://repositoriodocumental.ine.mx/xmlui/bitstream/handle/123456789/96236/CGor201805-28-ap-22-a1.pdf

[3] Plebe: Se le llama a un número considerable de personas. Se escucha decir “jo, qué plebe de hijos tenés no sobrina”. Definición de Hilario Laguna en Joaquín Amaro: un pueblo singular de la costa de Chiapas. Universidad Autónoma de Chiapas, México, 2009.

Etiquetas: , , , , , , ,

Share This